Borges afirmaba que imaginaba el Paraíso como una especie de biblioteca.   Sin lugar a dudas embarga la sensación de penetrar en un templo sagrado cuando se franquean las puertas de este recinto. La biblioteca es el legado de distintas culturas e ideologías que debemos preservar pues contribuyen a la libertad de pensamiento. Si algún día estas desapareciesen,  la libertad sufriría un duro embate.   Borges contraponía su perdurabilidad frente a la naturaleza efímera y mortal del hombre. En La biblioteca de Babel afirma:

 

Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana - la única - está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta.